¿Qué es la Medicina Funcional?

Es una aproximación holística a la salud del individuo; un modelo de atención centrado en el paciente y con un fundamento científico, que busca establecer los desequilibrios en los diferentes sistemas del organismo que ocasionan enfermedades.

Para lograrlo, empodera al paciente en la búsqueda de un estilo de vida saludable, lo cual requiere el entendimiento de su historia familiar, la definición de su carga genética y los hábitos que ha llevado a lo largo de su vida; así define un plan terapéutico integral.
 

Medicina funcional (1).png

La Medicina Funcional se fundamenta en un conocimiento profundo de la biología y la fisiología del cuerpo humano, a fin de comprender, desde el punto de vista molecular y genético, cuál es la causa primaria de una disfunción, sus posibles consecuencias y los principios terapéuticos que se deben aplicar en cada caso.

Al entender la causa raíz de la enfermedad, más que los síntomas, se puede identificar la complejidad de la enfermedad. En este abordaje puede encontrarse que una disfunción puede explicar los múltiples síntomas y quejas del paciente, mientras en el modelo convencional esta podría estar catalogada con diferentes diagnósticos.

¿De dónde viene la enfermedad?

Bajo esta mirada todos los problemas médicos son consecuencia de desequilibrios ocasionados cuando el paciente no está en armonía y hay problemas externos y tóxicos.

 

Por ejemplo: microbios, detonadores de alergias, alimentación de mala calidad, estrés, carencia de nutrientes, de luz, agua, aire, movimiento, ritmo, amor o conexiones. 

 

También influyen la mala calidad de sueño y la falta de un significado y un propósito de vida.

Con esta visión es posible diseñar las estrategias efectivas para recuperar el balance y retornar al bienestar. Su enfoque se fundamenta en el concepto de plasticidad: la capacidad que conserva cada órgano en lo particular y el cuerpo en general, para remodelar y cambiar sin importar el momento del ciclo vital.

 

El abordaje de la Medicina Funcional puede ser de utilidad a cualquier edad; hace posible revertir condiciones crónicas y recuperar el estado de salud, y proporciona herramientas para que el paciente tenga más longevidad y calidad de vida.

Tratamientos

Alimentación

Medicina funcional (4).png

Existe una compleja interacción entre los alimentos y la microbiota intestinal, los enterocitos (las células del tracto digestivo), y la regulación de las diversas respuestas endocrinas, inmunes y metabólicas.  

 

Cada individuo tiene una huella única en esta compleja interacción, razón por la cual los alimentos no tienen el mismo efecto en una persona que en otra; lo que para uno puede ser altamente saludable, para otro puede ser potencialmente dañino.

 

Un adecuado plan de alimentación debe ser personalizado. Esto puede lograr mantener el estado de salud, prevenir la enfermedad y comprender la relación que tiene cada uno con la comida. Este proceso se denomina “alimentación consciente”.

Consejos de la alimentación funcional

  • Promover el consumo de alimentos orgánicos

  • Evitar el consumo de empaquetados o alimentos procesados

  • Consumir adecuadamente la proteína: preferiblemente de origen animal, que provenga del pastoreo, y evitar la proteína de origen vegetal con modificación de su material genético (transgénico)

  • Consumir grasas saludables: evitar grasas saturadas, grasas trans y con alto contenido de omega 6; y aumentar el consumo de grasas ricas en omega 3, provenientes de pescados, mariscos y plantas.

  • Evitar el consumo de azúcares refinados

  • Consumir mucha fibra

Una alimentación adecuada a las necesidades de cada individuo es el fundamento principal para mantener un equilibrio en el organismo; es la clave para curar la enfermedad e incluso prevenirla.

Nutracéutica

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los nutracéuticos son productos de origen natural con propiedades biológicas activas, beneficiosas para la salud y con capacidad preventiva y terapéutica.

 

Para que un producto sea considerado en la industria farmacéutica como nutracéutico, debe cumplir las siguientes condiciones:

La Medicina Funcional se apoya en diferentes tipos de nutracéuticos para ayudar a reestablecer el equilibrio celular y ayudar a mejorar una disfunción específica.

  • Ser de origen natural, aislado y purificado con métodos no desnaturalizantes, a fin de conservar sus propiedades originales

  • Tener efectos benéficos para la salud

  • Someterse a análisis de estabilidad de la molécula y toxicología

  • Contar con estudios reproducibles de sus propiedades bioactivas en animales de experimentación y en humanos.

Es importante recordar que estos productos siempre deben ser supervisados por la vigilancia médica; no se recomienda que sean auto-formulados.

Ejercicio y movimiento

Los seres humanos estamos diseñados para el movimiento, ya que no somos diferentes a las demás especies del reino animal. No estamos diseñados para el sedentarismo, la información genética que tenemos ahora es la misma que tenían nuestros ancestros, quienes eran nómadas, cazadores y recolectores de frutos.

 

Las comodidades y el estilo de vida propios de la era en la que vivimos han contribuido a propagar, de forma importante, la epidemia de enfermedades crónicas y degenerativas que padecemos hoy. Hay varios estudios recientes, realizados entre 2011 y 2022, que documentan una serie de anomalías metabólicas y de riesgo de enfermedades y mortalidad secundarias al sedentarismo.

Medicina funcional (2).png

El movimiento hace fluir la energía; el impacto del ejercicio físico es positivo: la acción de los músculos y las articulaciones de forma rítmica y armónica genera un flujo de energía que mantiene al cuerpo y a la mente en equilibrio.

En la Medicina China la mayoría de dolores, por ejemplo las jaquecas o los problemas menstruales, entre muchos otros, se deben al estancamiento de energía y del qi (chi) de hígado, así como ascensos de Yang de hígado, y esto se puede resolver con el movimiento.

 

El ejercicio físico es como un medicamento y por lo tanto lo recetamos en nuestras consultas, con una prescripción y las características, es decir, el tipo de ejercicio recomendado, la intensidad, la duración y la frecuencia. Existen lineamientos precisos para evaluar el riesgo y la forma correcta de comenzar con un programa de actividad física.

Algunos de los resultados de hacer ejercicio físico:

  • Mejora el estado de ánimo

  • Mejora la densidad ósea

  • Incrementa la energía

  • Reduce la glucosa y los lípidos

  • Aumenta la contractilidad cardíaca

  • Mejora la circulación y el transporte sanguíneo de oxígeno y nutrientes.

  • Reduce las consecuencias negativas del estrés.

Existen muchas formas de realizar ejercicio físico en general, se requiere una combinación de ejercicios que fortalezcan el sistema cardiovascular, y que trabajen la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio y la coordinación.

Estrés

Sueño

El sueño es una actividad esencial para mantener la salud en el ser humano. Sin embargo, la calidad del sueño ha disminuido ya que en la actualidad la población mundial está rodeada de luminosidad; además de la energía eléctrica, están todos los dispositivos electrónicos que generan luz azul, destellos de luz y entretenimiento como la televisión, los celulares, computadores, etcétera.

Hay muchas alteraciones secundarias a la falla del ciclo sueño-vigilia, es por esto que la Medicina Funcional se enfoca en corregir esta condición buscando la naturaleza de este desequilibrio. Para ello se utilizan los elementos necesarios para que el cuerpo recupere el balance y su funcionalidad.

¿Qué produce un sueño adecuado?

  • Permite recuperar la energía gastada durante el día

  • Repara el organismo en general

  • Ayuda a consolidar la funciones cerebrales

  • Regenera las células del sistema nervioso central

  • Fortalece el sistema inmune

  • Modula el reloj biológico, manteniendo el equilibrio hormonal

  • Durante el sueño se decreta la hormona de crecimiento que en adultos estimula procesos de regeneración

  • Entre muchas otras funciones.

El exceso de luz, entre otros factores, disminuye la producción de melatonina, que es la hormona del sueño, y la reducción de esta hormona aumenta la frecuencia de cáncer de mama, entre otras cosas.

Para explicar cómo funciona, es importante recordar los sistemas involucrados: por un lado, el sistema nervioso autónomo, responsable de funciones biológicas sobre las que no tenemos control voluntario, como por ejemplo el aumento de la frecuencia cardiaca o la disminución del vaciamiento gástrico.

 

Y por otro lado, el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal (HHA), el cual conecta el cerebro con las glándulas suprarrenales que producen varias hormonas, entre ellas las hormonas del estrés.

 

El sistema nervioso autónomo se activa cuando hay temores súbitos, secretando adrenalina o noradrenalina cuando finaliza esta sensación aguda, y el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal, por otro lado, se activa cuando el estrés es crónico y persistente, secretando más cortisol del que se genera normalmente en un día.

Medicina funcional (3).png

El manejo del estrés es otro de los pilares fundamentales de la Medicina Funcional, ya que es uno de los principales causantes de muchas enfermedades.

El estrés crónico se produce por muchas formas de estrés, entre ellas:

  • Estresores emocionales: enojo, rabia, ansiedad, miedo, terror o tristeza. Se refiere a las emociones propias, no de los demás.

  • Estresores químicos: deshidratación, deficiencias nutricionales, infecciones, alcohol, cigarrillo, alimentos alérgenos, pesticidas, entre otros.

  • Estresores estructurales: sobrepeso, sedentarismo, exceso de ejercicio, posición inadecuada y prolongada en el trabajo, entre otros.

Independiente de cuál sea el estresor que permanece en nuestro cuerpo se genera un exceso de actividad del sistema nervioso simpático, un exceso de producción de cortisol y una deficiencia del sistema nervioso parasimpático.

 

De esto resultan diferentes enfermedades como malestares, dolores, fatiga, déficit de atención y pérdida de la memoria, entre otros.

La Medicina Funcional le ayuda al paciente a controlar el estrés a través de estratégicas de empoderamiento que involucran una transformación de hábitos, nutracéutica y terapias alternativas.

Para controlar el estrés se utilizan diferentes estrategias; algunas de ellas buscan incentivar al paciente a practicar la meditación, la respiración, la oración, etcétera. Los nutracéuticos como adaptógenos, plantas que le dan al cuerpo la posibilidad de adaptarse mejor a cualquier acontecimiento, son una opción favorable que contribuye al mejoramiento del bienestar y a contrarrestar el estrés crónico.

 

También se puede tonificar el sistema parasimpático haciendo ejercicios del nervio vago o con nutracéuticos como la colina, que es el principal neurotransmisor; esto ayudará a que las funciones de este sistema, tales como dormir, relajarse, hacer la digestión o garantizar la fertilidad, entre otras, tengan un adecuado funcionamiento.

¿Qué es una emoción?

Es producida por el cuerpo para ejercer un esfuerzo especifico en respuesta a las conclusiones de la mente.

 

Cuando presentas una dificultad en la vida, la emoción que experimentas en el momento, bien sea miedo, ansiedad, enojo o entusiasmo, determina el tipo y la cantidad de energía que vas a usar al intentar superarla. El punto de vista con el que percibes la dificultad depende de la habilidad que tienes para superarla y del estado mental en que te encuentres en ese momento.

 

Por eso la presencia de una misma dificultad puede generar emociones diferentes. Estar consciente de esto te puede ayudar a producir interés frente a los problemas que se presenten; el interés es la emoción más adecuada y eficaz para resolver problemas y superar barreras.

Recomendaciones para evitar el estrés

  • Evita comer dos o tres horas antes de dormir; esto ayuda a que se limpie y se repare tu cuerpo durante la noche

  • Haz diez respiraciones profundas antes de dormir y diez antes de almorzar

  • Prepara aromáticas con pasiflora, esta se encuentra en el maracuyá y la curuba

  • Prepara bebidas con jengibre, nuez moscada, cúrcuma y miel

  • Haz ejercicio físico mínimo treinta minutos, al menos cuatro veces a la semana. Puede ser yoga, baile, taichi, natación, o caminar, correr, etcétera. ¡Lo importante es que te guste!

  • Es recomendable la estimulación de acupuntos (mediante presión) como Yintan, ubicado en las cienes; Neiguan, ubicado tres dedos debajo de la muñeca de cualquier mano; yanlinquan, ubicado al lado externo de las rodillas, debajo de un hueso que sobresale

  • Medita, ora, canta, camina sin pensar; solo concentrado en tu respiración

  • Procura tener una alimentación sin lácteos ni dulces; en general, disminuye el consumo de carbohidratos y evita las comidas que generan intolerancias

  • Toma al menos dos litros de agua al día.