Llevo una carga emocional fuerte

Para la Medicina China las emociones son los principales causantes internos de la enfermedad, ya que el cuerpo funciona como un todo con el alma. El estrés, la frustración y la tristeza estancan nuestra energía vital y pueden dar paso al dolor, no solo emocional, sino también físico.

COLOR BANNER3.png

La ira daña el hígado:

Huele rancio, suena como un grito, produce lágrimas y se opone a la meditación. Cuando es demasiado fuerte puede llegar a separar el cuerpo del alma.

La euforia extrema afecta el corazón:

Huele a quemado y su líquido es el sudor. Desequilibra el espíritu (Shen), consume la energía y nos agota.

El pensamiento obsesivo perturba el estómago, el páncreas y el bazo:

Huele a podrido y su líquido es la saliva. Apaga la alegría, consume al corazón, atrae el miedo y estanca la transformación de los alimentos.

La tristeza daña al pulmón:

huele picante, suena como un sollozo, su líquido es la flema y es el peso del metal. Debilita el movimiento de la energía y nos consume.

El miedo afecta al riñón:

Suena como un gemido y su líquido es la orina. Representa el peso del agua, tiende al descenso, se opone a la alegría, es lentitud, frío y ausencia de movimiento.

Emociones reflejadas en el cuerpo

Si tienes una carga emocional fuerte tu cuerpo puede empezar a padecer dolores de cabeza, articulaciones, corazón y estómago. También podrías llegar a experimentar problemas gastrointestinales como diarrea, estreñimiento, incontinencia urinaria o resfriados.

 

Cuando el origen de un dolor es emocional, es altamente recomendable buscar ayuda. Las emociones, como la luna, funcionan por la reflexión de la luz de los otros y, por tanto, siempre hay alguien más que nos puede ayudar a sanar.